Competencia Digital: no se enseña, se practica.

surfer-599432_640
www.pixabay.com

¿Aprenderías a nadar fuera del agua? Bien sabes que no. Entonces, ¿cómo piensas desarrollar tus competencias digitales sin sumergirte en un entorno digital? ¿Qué valor tienen tus opiniones sobre lo bueno y malo de las tecnologías digitales si la mayoría de las veces sólo te quedas en la orilla a ver llegar las olas?


La Competencia Digital es aquella que implica el uso creativo, crítico y seguro de las Tecnologías de la Información y la Comunicación para alcanzar los objetivo relacionados con el trabajo, la empleabilidad, el aprendizaje, el uso del tiempo libre, la inclusión y la participación en la sociedad.


Vivimos en tiempos de acelerados cambios socioculturales provocados en parte, por el impacto transformador de las tecnologías digitales. Son tiempos líquidos, y la Educación en particular y la sociedad en general, requiere nuevos modelos para construir una identidad digital como personas con capacidad de sobrevivir y surfear en estas aguas turbulentas. En una sociedad líquida, el Conocimiento está siempre en constante transformación. Por tanto,…


…la Competencia Digital no se enseña, se practica.


¿Cómo? Explorando la Red, interactuando en comunidades de aprendizaje,… Descubriendo, conociendo, creando contenidos y compartiendo tu conocimiento. En definitiva, disfrutando de la sensación de surfear sobre las olas.

Existe una fórmula  para aprender y desarrollar la Competencia Digital y al menos, tiene estos tres ingredientes:


Learning by Doing + Aprendizaje Informal + Aprendizaje Social


startup-593343_640 icon-cogs  Learning by Doing.

Para “aprender haciendo” es necesario diseñar las condiciones y los escenarios para que se de este tipo de aprendizaje, totalmente opuesto a una clase magistral expositiva. Y sobre todo, para que ese aprendizaje tenga lugar en un entorno digital.

El reto es provocar la crítica, la creatividad y la ética para descubrir la manera de humanizarnos en un mundo digital.

Sólo así podremos vencer el miedo que a veces nos producen las tecnologías digitales, la incertidumbre o la inseguridad que nos provocan. Si disfrutamos, nos relajamos, estamos más receptivos, abrimos nuestra mente a las experiencias y a las emociones. Porque no olvidemos, que detrás de cada herramienta, hay una persona creando contenido. Detrás de cada blog, una persona comunicándose. Y detrás de cada perfil social, una persona dispuesta a colaborar y ofrecer.

Existen varias metodologías didácticas que se pueden poner en práctica para conseguir aprender y desarrollar la Competencia Digital, de manera práctica, amena e incluso lúdica.

pca) ABP (Aprendizaje basado en Problemas o Proyectos). Por ejemplo, un proyecto puede ser la creación de un blog que implica:

  • Lo más importante, cuál es el propósito de nuestro blog, decidir qué queremos comunicar y a quién nos dirigimos.
  • Los conocimientos técnicos en cuanto a la plataforma que utilizar y cómo elegirla, los plugins más necesarios, conocimientos de SEO y SEM, medición de visitas,…etc.
  • También los conocimientos sobre Redes Sociales para publicar lo que escribimos y cómo comunicarnos en cada una de ellas. Y lo que más constancia requiere, crear una Comunidad con la que interactuar.

Por tanto, no son acciones que se realicen en un día. Requieren tiempo, planificación, constancia y criterio. No las aprendes acudiendo a un taller – aunque sea necesario para tener los conceptos básicos -, sino practicando día a día desde la inmersión en un entorno digital.

videob) Serious Games (Juegos Serios). Para desarrollar la creatividad y diseñar contenidos a través de las herramientas digitales, lo ideal es una metodología que ya de por sí sea estimulante, motivadora y libre.

Por ejemplo, establecer un concurso donde haya que diseñar un póster o un vídeo utilizando herramientas digitales y en el que se deba integrar conocimientos y contenidos previos sobre una temática determinada.  Además, de manera transversal se puede inculcar el respeto a los derechos de propiedad intelectual y las licencias de uso de todas las imágenes, música, audio,…que se utilicen.

cursorc) Flipped Classroom (Clase Invertida). Donde el docente no tiene la función de transmitir conocimientos en una clase magistral, sino más bien la de guiar al alumnado en su proceso de aprendizaje. Ahora, desde la aparición de las redes sociales, aprendemos con mucha más información que antes.

Por ejemplo, podemos ofrecer al alumno documentación y recursos sobre cómo identificar, localizar, almacenar y organizar la información que existe en la Red  para que lo lea en casa. Y luego en clase, se efectúa de manera práctica ese proceso de búsqueda de información sobre una determinada materia (individual o en grupo) y se evalúa su finalidad y relevancia.

 

  icon-cloud-upload  Aprendizaje Informal

 

El aprendizaje es todo aquello que ocurre mientras estás haciendo cualquier otra cosa.

www.pixabay.com
www.pixabay.com

Muy en relación con el concepto de “aprendizaje ubicuo”, aquel que ocurre en cualquier momento y en cualquier lugar.

Estamos inmersos en la era digital. Todos disponemos de Pc, móvil e incluso tabletas. Y continuamente, nuestras actividades cotidinas y rutinarias, cada vez más, están mediadas por las tecnologías.

¿Por qué no convertir estas situaciones cotidianas en escenarios de aprendizaje?

¿Por qué no hacer que el alumno tome el control de su aprendizaje?

Por ejemplo, cuando gestionamos nuestra cuenta bancaria desde el móvil, ¿por qué no tenemos instalado un antivirus para proteger nuestros datos, que sí tenemos instalado en el Pc?

Aprendemos y mejoramos realizando nuestro trabajo, recurrimos a múltiples recursos de la Red de forma cotidiana y, además, nos comunicamos con nuestros colegas en caso de dudas adicionales.

Aquí es imprescindible la labor de tutorización y acompañamiento al alumno, incluso la personalización de su aprendizaje. Pero no pasa por estar conectados a un aula virtual las 24 horas del día para resolver dudas puntuales. Se trata más bien de estimular el diseño de PLE y de portafolios como evidencias más claras del aprendizaje de un alumno.

¿Cómo lo podemos hacer?

Fuente: www.pixabay.com
Fuente: www.pixabay.com
  • Mostrando las potencialidades formativas de la Red. Por ejemplo: foros, comunidades de prácticas, hashtag, blogs. También los MOOC`s que aunque sabemos que muchas veces repiten patrones de formación magistral mediante vídeos, pero nos sirven para indagar si una materia nos puede interesar antes de pagar por un curso más específico.
  • Recopilando tus referencias, tu listado de bloggers de tu sector para estar al día, aprender y formarte. Por ejemplo, Feedly.
  • Archivando información actualizada utilizando herramientas de curación de contenidos. Por ejemplo, Scoop.it.
  • Configurando espacios de intercambio de fácil acceso y donde el alumno pueda acudir cuando necesita realizar una consulta puntual, como los grupos en Redes Sociales.
  • Guardando documentación relevante a través de herramientas digitales que permitan su conservación a modo de biblioteca personalizada, por ejemplo Diigo.

 

icon-group  Aprendizaje Social

Nadie aprende sólo.

Todos necesitamos de los demás para aprender.

www.pixabay.com
www.pixabay.com

Y hemos dicho anteriormente que debemos sumergirnos en el mar, que para estimular el aprendizaje debemos provocar la inmersión en una Comunidad en un entorno digital.

Salir de las aulas virtuales y de las físicas. Entre otras cosas, porque los LMS (plataformas de formación) son espacios cerrados similares a las aulas físicas. La idea es saltar esas paredes para estar en contacto con las relaciones que hay fuera. El entorno virtual son conversaciones: difusión del Conocimiento, interacciones con otros,… En definitiva, aprender de otros y con otros. Aprender a surfear.

¿Cómo? A través de las Redes Sociales y participando en las Comunidades de Aprendizaje que en ellas se crean.

Según Dan Gillmor,  la Web se puede definir como una gran conversación, siendo las Redes Sociales el mejor ejemplo y convirtiéndose en poderosos lugares de interacción entre grupos sociales.

conversacionAl igual que las comunidades de aprendizaje, las redes sociales ayudan al intercambio y al desarrollo del conocimiento porque:

  • Motivan el aprendizaje colaborativo  y en grupo donde las interacciones son reales y motivadoras.
  • Favorecen una mayor retención ya que el proceso de aprendizaje es significativo, basado en experiencias reales y cotidianas.
  • Promueven el pensamiento crítico: análisis, síntesis y evaluación de los conceptos.
  • Reducen la ansiedad que provocan las situaciones individuales ante la resolución de problemas.

 

Queda claro, entonces, que la Competencia Digital se desarrolla a diario y se practica desde la inmersión en el mundo digital formando parte de una comunidad a la que te unen unos intereses y necesidades de aprendizaje comunes.

¿Nos cuentas cómo te has sumergido tú en el medio digital y cómo surfeas las olas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *