La reinvención (más estudiar, testear, iterar... y demás) es un acto de amor propio, y de amor a los demás por la claridad y el centro desde el que una está presente en la vida, y desde el que nace esa confianza de que encontraré la manera de hacer que las cosas vayan bien.

En ello estoy. Vuelvo pronto.


María Eugenia de la Cruz Palacios