Píldora 1: ¿Por qué apostar por el Aprendizaje basado en Proyectos (ABP)?

Pixabay / freephotocc

Centrémonos primero en la situación de partida de las acciones formativas que se desarrollan en las organizaciones:

a) Pedagogía centrada en la transmisión unidireccional…

… del/de la formador/a al aprendiz que permanece en actitud pasiva. Sin embargo, fuera del aula somos capaces de aprender de diferentes formas. Por ejemplo, nos hemos habituado a interactuar con la información que nos llega a través de redes sociales y de comunidades virtuales.

b) Pedagogía que no considera la diversidad y trata a todas las personas igual

Todas las personas están obligadas a aprender lo mismo, en el mismo momento y de la misma forma. Y en ese esfuerzo, ignoramos la relevancia del inconsciente.

  • Dice Francisco Mora, que entre el 80% y 90% de los mecanismos de percepción, toma de decisiones y actuación que activamos para enfrentarnos a situaciones cotidianas más o menos problemáticas, no necesitan de la conciencia para funcionar. Aquellas experiencias que determinan cómo actuamos o cómo decidimos y qué conocimientos adquirimos fuera de las acciones formativas, no están siendo incorporadas a nuestras funciones laborales.
  • E ignoramos también las emociones, que son un ingrediente básico para mantener la curiosidad, la atención y el interés por lo nuevo.

c) La detección (REAL) de necesidades formativas brilla por su ausencia

El concepto necesidad, está vinculado y a veces se confunde con demanda

Por ejemplo, la petición de un curso de Presentaciones eficaces con Prezi por los empleados de una organización, puede responder más a un deseo personal que a carencias de cualificación bien identificadas para el correcto ejercicio de su labor. Si el uso de la herramienta es intuitivo y sencillo, y las funciones que posee no ofrece los resultados esperados en cuanto a diseño, es posible que la carencia resida en la falta de conocimientos sobre diseño gráfico o sobre programación por quien la utiliza para realizar presentaciones más espectaculares. U otra posible carencia puede ser la de estructurar previamente la información que se desea plasmar identificando ideas principales y secundarias y estableciendo una correcta relación entre ellas.

De Ketele (1998), afirma que:

… cabe insistir que las necesidades no siempre aparecen directa e inmediatamente, sino que a menudo deben ser codificadas a partir de las demandas y expectativas, buscando los móviles que las soportan.

d) Acciones formativas de escasas horas que no permiten el desarrollo de habilidades

Recuerdo muchas veces, con especial cariño, la pregunta que en una ocasión me lanzó una alumna, porque a veces me sigue escociendo y actúa como mi Pepito Grillo particular: «María Eugenia, ¿de qué clase impartida tr sientes más satisfecha?»

Y respondí que no podía sentirme orgullosa de estar con ellos un par de días o tres encerrados en un aula. Porque no tengo tiempo para conocerlos bien ni para hacer que desarrollen las habilidades que se supone deben desarrollar. Que necesitarían más tiempo, y que…

…las formaciones no sean sinónimo de horas de clase, sino de proyectos que se desarrollasen en diferentes escenarios de aprendizaje y que buscasen una transformación más profunda.

e) Test de evaluación que no miden nada

Un test de evaluación inicial para que el alumnado sepa desde qué nivel parte, puede estar bien. Otra cosa diferente es pensar que evaluar es lo mismo que calificar. No es lo mismo, es distinto.

Evaluar es un proceso inherente a todo el proceso de enseñanza donde además, el alumnado no debe quedar al margen si no más bien, debe seguir teniendo una participación activa. Tenemos que ofrecerles la oportunidad de que evalúen no solo lo que aprenden, sino también cómo lo aprenden.

Por cierto, tú como formador o formadora, también debes evaluar tu práctica docente. Lo trataremos.

Y ¿cómo transitamos entonces desde esta situación hacia un Aprendizaje basado en Proyectos?

El ABP es una estrategia de aprendizaje que no busca la transmisión de contenidos, sino crear experiencias de aprendizaje memorables y significativas, de manera cooperativa y provocando un cambio personal al enfrentarse a ellos.

En eso iremos profundizando en sucesivas píldoras formativas, pero te puedo avanzar lo siguiente:

a) Partir de lo que el alumnado ya sabe

Si preguntamos a un grupo de personas qué conoce sobre un determinado tema, observaremos que poseen una gran cantidad de información aunque sus respuestas se presenten de manera caótica. Es lo de menos. Lo importante es que el grupo:

  • Identifica su capacidad cuando es consciente de lo que sabe sin consultar ninguna fuente.
  • Identifica sus carencias y aspectos en los que necesita profundizar.

A partir de aquí, tu labor será la de crear situaciones en las que el alumnado:

  • Relacione el contenido con lo que ya sabe.
  • Cree nuevos significados que le ayuden a interpretar la realidad.

¿Te animas a poner un ejemplo? ¿Conoces alguna técnica? Puedes dejarlo en los comentarios de este artículo para que aprendamos en comunidad.

b) Lo que el alumnado no sepa, debe buscarlo fuera

Por lo tanto, tu actividad como formador o formadora deberá consistir en conectar diferentes fuentes de información y fomentar distintos ambientes de aprendizaje.

¿Cómo lo harías tú? ¿Nos lo comentas?

Hasta aquí la píldora de hoy. 😉

LA INFORMACIÓN NO ES PODER. EL PODER LO TIENE QUIEN LA...¡¡¡COMPARTE!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.